Tus joyas necesitan cuidado y mantenimiento de manera esporádica.

Hay que tener en cuenta que del uso, tiempo y exposición al aire libre, tienden a perder oscurecerse y a perder el brillo inicial. El baño al cual son sometidas es un proceso donde la joya se cubre con micras de oro, y este tratamiento es un proceso no definitivo, por este motivo, siempre acabará perdiendo el aspecto inicial.

COMO LAVARLAS:

Puedes lavarlas con agua tibia y jabón PH neutro, pero en ningún momento deberás frotarlas de manera intensa.

Puedes utilizar un cepillo de dientes suave para conseguir un mejor lavado, y secalas con una gamuza.

 

CONSEJOS:

- Quítate las joyas antes de ir a dormir.

- Quítatelas también cuando vayas a hacer deporte.

- Evita ponerte el perfume encima de ellas, o el contacto con productos cosméticos.

- No te lleves tu joyas a la playa, la exposición al sol y el agua del mar no son buenos amigos; así como tampoco el cloro de las piscinas.

- Guárdalas por separado, en tejidos suaves o en cajitas para evitar que se rayen.

 

IMPORTANTE:

En TATAITA no podemos garantizarte que el baño de oro dure para siempre. La pérdida del baño depende de factores que no podemos controlar, como la sudoración de cada persona, el modo en que usa sus joyas o el PH de la piel, entre otros.